lunes, 7 de abril de 2014

Leyendo poco

Últimamente leo poco. Entendedme, estoy leyendo constantemente pero cuando digo que leo poco me refiero a novela. Hace bastante tiempo escribí en este mismo sitio un post sobre los diferentes tipos de lectores, ¿esto viene a decir que leer poca novela pero mucho ensayo no es leer? Ni mucho menos.

Siempre he considerado la lectura para mí en dos vertientes: la diversión y el deber. Muchas veces coincidían ambas caras de la misma moneda, pero otras muchas no. Ahora leo poca cosa o nada por deber, por lo tanto mi cantidad de ensayos anuales ha bajado en picado y mi cantidad de novelas se ha incrementado poderosamente. 



Pero últimamente no, leo poco. Leo poca novela, leo poco ensayo y prácticamente de lo único que tiro es de cómics y manuales de rol. Quizás sea cosa mía, pero desde que dejé la novela de Sanderson, no me atrae nada. Me veo haciendo un sprint en verano para intentar terminar la lista infame que puse a principios de año. En realidad con acabar con la mitad de los libros propuestos ya me sentiría feliz... pero al ritmo que voy, ni siquiera creo que a eso llegue. 

Post tonto para empezar la semana, lo sé. Pero esto es como todo... hay semanas que empiezan mejor y otras que deberían acabar rápido.